Cómo cuidar tu cabello durante los meses de verano

El 21 de junio es el inicio oficial del verano, es decir que apenas comienza. Sin embargo, en las calles de nuestro país ya se siente el “fuego”. Calor que indica que lo que nos espera para los siguientes meses son altas temperaturas que ni tu cabello puede soportar. Te decimos cómo cuidarlo en este post.

Usa protección solar

De la misma manera como cuidas tu rostro y la piel de tu cuerpo para evitar el daño de los rayos solares, igualmente debes hacerlo con tu cabello. Hoy en día ya existen productos para el cabello con protección solar que además lo hidratan antes de entrar al agua. También puedes auxiliarte de usar sombreros y gorras mientras te diviertes bajo el sol.

Antes de entrar al agua

Un buen truco es que antes de entrar a la playa o la piscina, empapes bien tu cabello en la ducha y luego coloques un buen tratamiento, como la línea Capilo de Huevo y Oliva o nuestra línea de Miel y Leche. Deja el tratamiento secar un poco para crear una especie de barrera protectora y luego ya sí puedes darte un chapuzón.

Siempre enjuagar

No solo el sol en exceso son enemigos del cabello porque afectan sus proteínas, también el cloro de la piscina o el salitre del mar afectan la fibra capilar provocando su desgaste y su envejecimiento prematuro. Procura siempre enjuagar tu cabello para eliminar estas sustancias inmediatamente después de ir a la playa o la piscina. Es un pecado mortal dejarlo todo atrapado en un moño hasta que puedas “ir al salón”.

Tratamientos profundos

Durante los meses de verano, intenta reservar tiempo suficiente para aplicar mascarillas y tratamientos profundos en tu cabello. Otra opción para ayudar a su fortalecimiento y recuperación es mezclar tu tratamiento Capilo favorito con nuestros aceites capilares, como el Aceite de Canela y Romero para estimular su crecimiento, Aceite de Coco o de Almendras para hidratar el cabello reseco y maltratado, o Aceite de Oliva o Aceite de Aguacate para nutrir las hebras a profundidad.

No te vayas a dormir con el cabello mojado

Otro error que cometen muchas es irse a dormir con el cabello mojado y envuelto en una cola o un moño. Cuando el cabello se tuesta por el sol se hace más quebradizo y débil, y dormir de esta manera puede partirlo y provocar horquetillas. Evita dormir con el cabello mojado, y si lo haces, déjalo suelto.

Tags

Deja un comentario

Your email address will not be published.

top