Operación bronceado: Logra el brillo perfecto

cuidado de la piel semana santa

En esta segunda parte de nuestro serie “Operación Bronceado”, te damos los consejos finales para que, una vez tu piel esté preparada, puedas aprovechar al máximo los rayos del sol y usarlos en tu favor sin afectar tu salud.

Elige el producto de protección solar adecuado

El protector solar no es sólo para proteger la cara. Aún si quieres broncearte, no debes simplemente exponerte al sol sin ninguna protección, pues corres el riesgo de causar daños irreversibles que podrían hasta propiciar el cáncer de piel. Utiliza un factor de protección solar SPF30 o más alto, ya que el sol es bastante intenso en nuestro país. Procura asegurarte que sea una fórmula a prueba de agua para que dure más tiempo, pero de igual manera aplícalo nuevamente cada vez que te seques y vuelvas al agua.

OJO: Jamás te acuestes a tomar sol directamente entre las horas de 12 del mediodía a 3 de la tarde. Estas son las horas más peligrosas y en las cuales los rayos ultravioleta ejercen sus efectos más intensos y dañinos.

Bronceado artificial

Si tu piel es muy sensible y por más que tomes medidas siempre terminas roja como un camarón y descamada como serpiente mudando la piel, quizás debas considerar los bronceadores artificiales. Hoy en día puedes encontrar en el mercado cremas bronceadoras que dan un sutil pigmento dorado a tu piel cuando las usas progresivamente.

También existen en nuestro país centros de estética con camas de bronceado. Estas son una opción favorable, ya que se obtiene el bronceado mediante un proceso controlado y bajo la supervisión de un especialista. Si optas por esta vía, asegúrate de utilizar los servicios de un centro y un experto certificados. ¡No arriesgues tu piel por ofertas baratas!

Después de tomar el sol

Si ya obtuviste el bronceado que querías, es hora de disfrutarlo y exhibirlo. Continúa hidratando tu piel todos los días para evitar la resequedad. Además, usa un gel de baño suave, que no contenga ingredientes muy abrasivos para que puedas prolongar tu bronceado por más tiempo.

Si notas un poco de resequedad, utiliza unas gotas de Aceite de Coco Capilo, mezcladas con tu crema hidratante y aplícalo en la zona afectada, inmediatamente notarás una mejor apariencia.

Toma mucha agua

Recuerda que antes de tomar el sol, durante, después y ¡siempre! Debes tomar mucha agua. Ingerir líquidos te mantiene hidratada desde adentro hacia afuera y esto se reflejará en la humectación y luminosidad de tu piel.

Ya sabes, ¡A cuidar tu piel se ha dicho!

¿Cuál es tu principal problema a la hora de cuidar de tu piel?

 

Tags

One comment

Deja un comentario

Your email address will not be published.

top